Un juzgado pone en duda el plano que usan los comuneros de Cabral para anexionarse fincas

Vigo, 29 de abril de 2023.- El Juzgado de Primera Instancia número 8 de Vigo ha fallado en contra de los intereses de la Comunidad de Montes de Cabral y a favor de Purificación Castro, vecina de Peinador. La directiva de los comuneros había presentado una demanda contra ella para anexionarse la finca y cuatro casas de su propiedad. Los demandantes mostraron como prueba en el juicio el plano de 1891 que han utilizado en otros pleitos a lo largo de los últimos tres años. En esta ocasión, la jueza ha puesto en duda la fiabilidad de dicho plano ya que, según argumenta, no se puede utilizar una clasificación del siglo XIX empleando los límites actuales de los municipios de Mos y Vigo, sin tener en cuenta que en 1891 estos lindes eran otros. Incluso se podría dar el caso de que en tiempos históricos la parcela de esta vecina de Vigo perteneciese a Mos. Además, según indica la sentencia, el informe del perito de la parte demandante tampoco resolvió las dudas planteadas al respecto por la jueza.

“La vivienda de Purificación Castro está en el límite del Concello de Vigo y sabemos que ese linde ha cambiado en múltiples ocasiones”, explica el abogado Jesús López. “Con solo contraponer un plano no se prueba nada respecto a esta finca. Si se emplea como argumento principal el tiempo inmemorial, habrá que hacerlo para todo, incluyendo los límites municipales de la época”, añade el letrado de Purificación Castro. Por otra parte, la  magistrada mantiene que el demandante no pudo probar que en la finca en cuestión se hubiesen realizado trabajos de aprovechamiento con anterioridad, no pudiendo servir como prueba de que sea un terreno comunal.

La parcela en litigio tiene  una extensión de 4.500 metros cuadrados con dos edificaciones y cuatro viviendas. Para Purificación Castro, el fallo “nos da esperanzas después de tres años de acoso. Hemos sido demandados nosotros cuando hay fincas que están más cerca del monte que la mía. Es claramente un señalamiento hacia quienes no compartimos las decisiones de la junta rectora actual”, subraya.

Este fallo se suma a otro reciente a favor de los vecinos y empresarios de Cabral, el de la empresa Baitra. En este caso el magistrado del número 13 de primera instancia considera  que los comuneros no pudieron acreditar el aprovechamiento inmemorial del lugar ni se pudo identificar la finca en litigio dentro del perímetro clasificado por el Jurado Provincial de Montes. También en este procedimiento el informe pericial presentado por los demandantes no fue suficiente para acreditar que el terreno se encontrase en los límites del monte Gorxal además de poner en duda la procedencia del plano que el perito acompañó en el dictamen. En esta misma zona de Cabral, el pasado diciembre de 2022, otro juzgado de Vigo también desestimó las pretensiones de la comunidad de montes sobre una finca propiedad de Abanca de más de 3.000 metros cuadrados.

Fallos desfavorables

Pese a estos tres fallos favorables en primera instancia a empresas y vecinos, hay en estos momentos once procedimientos judiciales abiertos solo en la zona de Cabral y otros tres en Tameiga. En la otra parte de la balanza se encentra la decisión de la Audiencia Provincial de Pontevedra de estimar el recurso de apelación de los comuneros de Tameiga anulando la prórroga de las concesiones otorgadas a cuatro empresas del polígono de Monte Faquiña en Mos. El juzgado de O Porriño había fallado a favor de las empresas el pasado año al declarar tácitamente la continuidad de los contratos y evitar así una desproporcionada subida de canon pretendida por la directiva de los comuneros. También otras cuatro empresas de O Gorxal han recibido recientemente un fallo en contra, también de la Audiencia.

La Plataforma Galega de Afectados polas Comunidades de Montes, creada recientemente y compuesta por 300 integrantes entre particulares y empresas, ha solicitado a la Xunta de Galicia que aborde este problema ya que se corre el riesgo de que se extienda por otras zonas de Comunidad, como es el caso de las canteras de O Porriño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *